Publicidad

Publicidad
#VACUNATE

Siganos en nuestras redes

siguenos en facebook siguenos en Twitter siguenos en Google+ Canal de youtube siguenos en facebook sígueme en Instagram siguenos en facebook

Noticias

domingo, 19 de julio de 2020

Danilo Medina y la soledad del Poder

El poder es un ideal con un trasfondo misterioso que muchas veces parece fácil de comprender aunque realmente no es así. El poder se materializa cuando una persona hace lo que otra u otras personas quieren que haga, es decir, antes que se materialice el hecho ordenado, existe como preámbulo capacidad para influenciar de manera legitima o ilegitima a otra u otras personas.
En ese sentido, cuando hablamos del poder, muchas veces no se tiene claro de qué estamos hablando.
Especialmente cuando lo asociamos a la estructura de gobierno y a la administración del Estado, tenemos la creencia que el Presidente u otros puestos de toma de decisión, simplemente dicen qué hacer y las demás personas de inferior rango van a correr a hacer lo que aquellos han decidido. ¡Nada más alejado de la realidad!
Para que una decisión se pueda concretar se requiere que existan las condiciones jurídicas, políticas y personales para que ello sea posible. No hay nada más frustrante para las personas que están en puestos de toma de decisión, el hecho de ordenar que se haga algo y ver que no pasa nada; dicha circunstancia no es mas que la comprobación en carne propia, de tener un poder que no es real.
Lo que estamos pretendiendo afirmar es que el poder se mide por medio de los hechos concretos. Una persona cuyas decisiones se materializan en un tiempo razonable, es una persona que tiene poder; en cambio, cuando esas decisiones no se pueden llevar a la realidad, ello refleja una ausencia de poder.
El poder que tiene un gobernante en la actualidad, por ejemplo, es completamente diferente al que tuvieron los reyes durante la era de los Estados absolutistas y monárquicos. La afirmación anterior que parece obvia, no lo es si entendemos el poder como un concepto que no es absoluto sino relativo; en otras palabras, su existencia depende de que las personas concreten los deseos de aquella que adopta las decisiones o lo que se va a hacer.
La soledad del poder, por tanto, no es estar solo en un despacho presidencial, dubitativo sobre cuál es la mejor decisión que se debe adoptar. Al contrario, el problema no es decidir, sino que la decisión pueda ser concretada por las personas a las que les toca materializarla; para decirlo de manera clara, la soledad del poder viene cuando usted se da cuenta que no manda nada y que pocas o ninguna de las decisiones que se adoptan llegan, finalmente, a concretarse.
Por eso es que, en nuestros tiempos, la soledad del poder se vive constantemente. Las decisiones dependen de otras personas y de otros órganos del Estado para que se puedan dar, situación que lleva a los gobernantes a la frustración y a estar en soledad con una realidad que cada día se hace más compleja; ello es matizado, únicamente, cuando son acompañados de subalternos que están dispuestos a hacer todo lo que el superior jerárquico diga, situación que puede hacer creer al que manda, de manera errónea, que sí tiene poder.
La soledad del poder es una sensación de los regímenes políticos en que las personas creen que mandan y no es así. Se trata de una sensación en que la realidad abofetea a quien piensa o tiene la falsa creencia de tener poder, por ello en los últimos tiempos y para no sentir esa soledad, hay gobernantes que han querido eliminar ese sentimiento por medio de estructuras de gobierno más verticales.
El problema del asunto es que ello supone moverse hacia modelos autoritarios, déspotas, dictatoriales y en fin, hacia una concentración de herramientas para lograr que los deseos de una o varias personas, se materialicen en los términos que ellas lo quieren.
La soledad del poder es la forma en que el pueblo le dice a los gobernantes que no pueden hacer lo que les da la gana. Y fue lo que precisamente ocurrió en la República Dominicana en las pasadas elecciones, primero municipales, y luego presidenciales y congresuales, en donde el gran soberano le dijo a quien al parecer se creía ser el Rey de los Ejércitos «es para fuera que van».
Ahora vemos como se encuentra, quien ni siquiera otorgaba entrevistas a los medios de comunicación y rechazaba toda posibilidad de dialogo político con la oposición externa e interna en su partido, en la víspera de volver a ser un hombre común y corriente en donde ya, inclusive, a días de abandonar el poder, sus funcionarios no le acompañan en las caminatas que está realizando para supervisar e inaugurar nuevas obras públicas.
Así terminan los gobiernos de quienes empinados en un endiosamiento absurdo se creen dueños y amos de su propio destino. Un destino embriagado de incertidumbre e imprevisibilidades en el que lo único con cierto peso de certeza es el combate que tendrá que batallar en los tribunales y en la opinión pública para encarar todas las acusaciones penales que se le formularan.
Fuente: Lo que sucede ,-
Print Friendly, PDF & Email

No hay comentarios:

Publicar un comentario