Siganos en nuestras redes

siguenos en facebook siguenos en Twitter siguenos en Google+ Canal de youtube siguenos en facebook sígueme en Instagram siguenos en facebook

Noticias

lunes, 20 de junio de 2022

V√≠deo (ūüďĹ):/El billonario negocio «webcam»: entre el placer y la necesidad

"Sexo Virtual"》》》
"Mujeres j√≥venes y viejas, en una desocupaci√≥n agravada por la pandemia, han encontrado un escampadero en el modelaje «webcam» que est√° disparado en Colombia. SoHo hace una completa radiograf√≠a de esta industria entre modelos que aqu√≠ se destapan, due√Īos de los estudios, entrenadores y las autoridades que los vigilan"...  

Por muchos a√Īos, Colombia fue el principal exportador de caf√© y en las √ļltimas d√©cadas lo ha sido de coca√≠na, sin embargo, el pa√≠s ampli√≥ ese portafolio al universo del modelaje webcam y se convirti√≥ en el productor n√ļmero uno del mundo de ese tipo de entretenimiento para adultos. A pesar de los gigantescos recursos que genera esta pr√≥spera industria, no deja de estar lejos de los reflectores de la legalidad, la moralidad e incluso el feminismo.
Los n√ļmeros que mueve esta actividad quiz√° podr√≠an aplacar las cr√≠ticas que les caen encima: se estima que al a√Īo ven ingresos por 600 millones de d√≥lares, algo as√≠ como 2.3 billones de pesos, de los cuales, seg√ļn voceros del gremio, le quedan al pa√≠s en impuestos unos 80 mil millones de pesos. Al tiempo, generan 130 mil empleos solo contando a las mujeres que se pasan su vida frente a la c√°mara, pero no precisamente para salir en televisi√≥n.

“En Colombia las cosas han cambiado mucho, porque hace 3 a√Īos, antes de la pandemia, podr√≠a haber 40 o 50 mil modelos y en este momento tenemos 130 mil producto del covid, de la actividad virtual que creci√≥ por esa raz√≥n”, cuenta Juan Bustos, quien es asesor de ella y en su momento tuvo la llamada “Universidad Webcam” en la que les daba entrenamiento. Por razones que √©l dice a√ļn no entender, el Ministerio de Educaci√≥n no le dej√≥ seguir operando por denominarse como “universidad”. Bustos hoy explica que el primer lugar en el modelaje webcam, que antes ten√≠a Rumania, se lo arrebat√≥ Colombia en esta etapa poscuarentena.



¿Qui√©nes son las modelos?
La belleza en esta industria es subjetiva y poco trascendente, mientras que la edad deja de cobrar importancia. Hay mujeres j√≥venes y se√Īoras mayores, de cuerpos y caras agradables para el promedio colombiano, pero otras, que aqu√≠ no lo son, pueden ser sumamente atractivas para los europeos, norteamericanos y asi√°ticos que son los que m√°s consumen el contenido de las modelos.

Una de ellas es Paola Hern√°ndez, una joven que en las plataformas de transmisi√≥n en vivo se hace llamar ‘Sara’ y que desde hace cuatro a√Īos es modelo, tan vinculada al entretenimiento para adultos que hoy est√° convertida en socia del estudio en el que trabaja. “Llegu√© al mundo webcam por una necesidad econ√≥mica, estaba estudiando mi carrera y en todo lado me dec√≠an que no me pod√≠an cuadrar mis horarios con el trabajo”, cuenta desde el primer piso de una casa al norte de Bogot√°. En el segundo piso, en una habitaci√≥n con una c√°mara, un computador con Internet, un televisor y luces, est√° su lugar de trabajo.

“Intent√© entrar a unos estudios pero la capacitaci√≥n era como ‘si√©ntate a ver porno dos horas’ y ya. Al principio da miedo y nervios con lo que te vas a encontrar porque en las p√°ginas hay gente buena y mala”, dice esta mujer de tez morena que habla con la tranquilidad que da su experiencia y lo bien que le ha ido. “Tengo usuarios que desde mi primer d√≠a aqu√≠ est√°n conmigo, pag√°ndome todo el tiempo. El secreto es ser t√ļ mismo. Uno act√ļa mucho, pero yo trato de que mi personalidad sea la misma aqu√≠ abajo y all√° arriba en la habitaci√≥n, la misma chica alegre, sonriente, una mujer natural, no voy a fingirlo todo”. 

‘Morgana’ es otra modelo, muy particular. Es una imponente y extrovertida mujer de 48 a√Īos a la que acercarse al medio siglo de vida no le genera impedimentos para ser webcam. Est√° en su “habitaci√≥n-oficina” y en cuesti√≥n de segundos se transforma para conversar con SoHo; sale con un l√°tigo que acompa√Īa su indumentaria: un cors√© negro y una tanga del mismo color. Sin dudarlo un segundo, repite tres veces en menos de un minuto que ella naci√≥ para esto. ¿Y qu√© es esto? Entre otras cosas jugar a ser otra persona, explotar sus dotes de actuaci√≥n y, en su caso, someter a los hombres.

“Soy una mujer de temperamento y aqu√≠ encuentras de todo: gente que le gusta que la traten mal y le digan una cantidad de cosas que en el mundo de afuera no ser√≠a ch√©vere. Yo tengo un genio volad√≠simo, es terrible, ac√° vengo y me puedo desquitar con ellos, se sienten bien, felices y a m√≠ me genera una cantidad de plata que no te imaginas”, explica con mucha gracia.

Tambi√©n llamada √Āngela Patricia S√°nchez Ricci, un papel de una mujer italiana en el que se mete, ella lleg√≥ por una incre√≠ble casualidad al universo webcam. “Una amiga m√≠a puso un estudio y me llam√≥ dizque para que fuera monitora”, que son los cargos que ocupan quienes coordinan que todo est√© bien para una transmisi√≥n por web pero al mismo tiempo les brindan atenci√≥n psicol√≥gica a las modelos. “Un d√≠a ella me puso a transmitir sin querer y termin√© mostrando los pies, pero yo no sab√≠a, me empezaron a dar muchos tokens, ella me dijo que estaba en vivo y me dijo que me ir√≠a muy bien econ√≥micamente”.

La podofilia, que es la excitaci√≥n sexual por ver, oler, acariciar o besar los pies, es muy com√ļn entre los usuarios de las plataformas, aunque en todos los casos solo se trate de observarlos, como le ocurri√≥ al momento de entrar a la industria.




Las millonadas de la industria webcam
Los tokens de los que habla ‘Morgana’ son la forma de ganar dinero en las transmisiones. “Hay dos tipos de salas, las privadas y las p√ļblicas, que es donde te ve mucha gente, puedes hacer cosas como masturbaci√≥n y a partir de eso te dan tokens, que es la moneda oficial de nosotros”, explica Alexandra Garz√≥n, gerente y due√Īa de Dream Studio, que tiene siete sedes en Bogot√°. “Las plataformas se quedan con el 70 % m√°s o menos, los estudios con el 30 % y de ah√≠ las modelos con un porcentaje menor”, esa divisa queda convertida a d√≥lares y es por eso que aqu√≠ importa mucho que la moneda est√© alta para ganar m√°s.

Las modelos no tienen un salario b√°sico al mes por lo que tienen un contrato de prestaci√≥n de servicios; “t√ļ trabajas, t√ļ ganas”, es la pol√≠tica de Garz√≥n, que dice que en ocasiones les termina dando hasta el 80 % de las ganancias a las webcamer dependiendo de las horas conectadas, la puntualidad o la antig√ľedad en el estudio. “Esto desborda lo que es un salario normal, hay personas que nacieron para esto y hay quienes no. Hay chicas a las que les cuesta comenzar y pueden hacerse quincenas de apenas 100 o 200 mil pesos, pero tambi√©n otras que pueden ganarse 15 o 18 millones en su quincena”, responde Alexandra.

“A m√≠ la verdad me ha ido muy bien, hace un a√Īo y dos meses pude comprar mi apartamento; no lo compr√© antes porque cubr√≠ deudas, mi carrera y despu√©s la maestr√≠a”, cuenta con satisfacci√≥n Paola o ‘Sara’. “Mi quincena m√°s alta fueron 15 millones de pesos”, revela, que fue en tiempos en que viv√≠a conectada literalmente de d√≠a y de noche.

Aunque Colombia lidera hoy la producci√≥n de contenido webcam en el mundo, hay mujeres de dos nacionalidades que han entrado con fuerza a este tipo de modelaje: recientemente, las ucranianas, por la invasi√≥n de Rusia y anteriormente las venezolanas, por el √©xodo. Alejandra Rinc√≥n es migrante y cruz√≥ la frontera por C√ļcuta hace cuatro a√Īos, lleg√≥ con su mam√°, sus dos hijos y quien en ese momento era su pareja, pero la adversidad la llev√≥ hace dos a√Īos a tocar las puertas de los estudios.

“Yo ven√≠a con la mentalidad de que uno es solo de su esposo, que uno se le desnuda solamente a √©l y cosas as√≠, pero aprend√≠ que el mundo es de doble moral”, explica esta joven desde una casa grande que sirve como estudio en el barrio Polo de Bogot√°. “Nadie es quien para juzgar, a lo mejor la persona que lo hace es porque entra a estas p√°ginas para ver a otras desnudas. ¿Qui√©n es peor, la que trabaja o el que est√° viendo?”, termina con firmeza, haciendo alusi√≥n a las cr√≠ticas que se ha aguantado.

El auge que se est√° viviendo este negocio en el que son protagonistas Paola, ‘Morgana’ y Alejandra y del que hay m√°s dudas morales que legales, no es necesariamente por la pandemia. Aunque las consecuencias del covid contribuyeron, la verdad es que el impulso mayor viene por la dif√≠cil situaci√≥n econ√≥mica en el pa√≠s. “A los estudios los buscan muchachas o se√Īoras que no pudieron acceder a la universidad, no tienen carrera, el esposo las dej√≥, tienen hijos y conseguir un trabajo es muy dif√≠cil”, comenta Juan Carlos Rivera, el director de Lalexpo, el evento que congrega a todo el sector de entretenimiento para adultos.

“Tambi√©n cambi√≥ el chip de las personas. Si antes de la pandemia un 70 % lo ve√≠a como un sacrilegio, ahora es a la inversa, un 30 % lo cree as√≠”, calcula Juan Bustos. Y agrega: “Con la webcam la autoestima de ellas mejora, aprenden de la cultura del mundo, hablan con personas de varios pa√≠ses, con el plus de que ganan buen dinero en un pa√≠s como Colombia que no tiene muchas opciones laborales o las pocas que tienen son mal pagas”.



¿Es o no es prostituci√≥n?

No es fácil diferenciar la prostitución del modelaje webcam, ese que incluye desnudos, masturbación o cualquier acto para excitar al otro, porque se parte de la idea de que se está recibiendo un dinero a cambio de un beneficio sexual.

Algunos —como la definici√≥n b√°sica de Wikipedia— consideran que una relaci√≥n sexual es solamente la que se da para dar o recibir placer, en la que cabe lo que hacen las webcamer e incluso el ya habitual sexting. Sin embargo, para otros como la prestigiosa Sanitas de Espa√Īa y publicaciones especializadas en sexualidad, debe haber un contacto f√≠sico para que se considera una relaci√≥n sexual. Un debate que no es de poca monta.

Rivera, gur√ļ de este negocio, entra en su defensa: “esto no tiene que ver nada con la prostituci√≥n. Ah√≠ se le paga a alguien por tener relaciones, corriendo el riesgo de maltrato o de enfermedad, aqu√≠ no”, explica y le introduce otro factor relacionado con el dinero. “Una prostituta promedio en Colombia se puede estar ganando entre 2 y 3 millones de pesos, una modelo webcam entre 3 y 5 millones de pesos”, sin contar las que son m√°s exitosas, las famosas, que llegan hasta los 100 millones de pesos mensuales.

“Se puede decir que yo fui proxeneta y por eso conozco bien las diferencias”, confiesa Juan Bustos, quien trabaj√≥ como intermediario en una agencia de prepagos antes de descubrir ah√≠ el mundo webcam, empezar de cero y ser pionero del fruct√≠fero negocio. “Todas las chicas prepago se expon√≠an a muchos riesgos con los clientes: meter drogas, alcoholizarse, enfrentarse a un borracho que llegaba disparando a una finca para que se metieran a la piscina. Ese era un proceso de carne por dinero”.


Paola, Alejandra y ‘Morgana’ lo entienden as√≠, no sienten que se est√°n prostituyendo, aunque respetan a quienes lo hacen. La diferencia creen que est√° simplemente en la brecha digital, una distancia enorme que les permite a ellas tener el control de lo que ocurre. “En alg√ļn momento uno se encuentra con violadores, uno se da cuenta que lo son por como te piden que hables, que act√ļes: ‘di que eres mi hija, di pap√° no me toques, grita, ah√≥rcate, ponte el panty de fresitas, de corazoncitos, de arcoiris’. Terrible. Uno al verlos siente como miedo y dice ‘qu√© es esto’”, confiesa Paola ya sin tanto asombro porque es com√ļn que le ocurra. Si ella no quiere hacerlo simplemente dice que no, pero deja de recibir el dinero virtual.

“Aqu√≠ les decimos a todas: ‘nadie, ni nosotros ni un usuario, pueden obligarte a hacer algo que t√ļ no quieres’. Hay una negociaci√≥n y ella es la que dice qu√© hace”, concluye Alexandra Garz√≥n de Dream Studio.

*Espere en la próxima entrega cómo es el entrenamiento de las modelos webcam, cómo hacen ellas para manejar su trabajo rodeadas de familias conservadoras, lo que piensa el feminismo de este modelaje y el manejo de menores de edad que quieren tener esta profesión.

Fuente: soho.co,-

Print Friendly, PDF & Email

No hay comentarios:

Publicar un comentario